Reseña 4: La chica del tren (Paula Hawkins).

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Valoración personal:
Fecha de publicación: 2 de Junio del 2015
ISBN: 978-84-08-14147-1
Número de páginas: 496
Editorial: Planeta
Género: Novela Negra 


SINOPSIS 
"¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso? Rachel, sí. Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas? y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece? Tú no la conoces. Ella a ti, sí."







Vale, definitivamente he encontrado la lectura del año (por el momento). ¿Recordáis el #BookTag "Las enfermedades de los libros"? (lo podéis leer aquí) Pues este libro debe ser añadido a la parte de "insomnio". He tardado en leérmelo un día y medio, eso os da una idea de lo fácil de leer que es.

La novela viene a ser un thriller que mezcla el suspense con la psicología humana (un thriller psicológico, quizás). Como ya he dicho en alguna ocasión, me encanta "que se juegue con la mente humana y su capacidad de olvidar/recordar".

El libro está narrado por tres protagonistas distintas (Rachel, Megan y Anna) y en forma de diario (lo cual hizo que me tuviera que fijar más en las fechas de los sucesos para poder seguir bien el hilo temporal de la historia). 

Para ser sinceros, al empezar a leer no entendía nada. Más o menos, los dos o tres primeros capítulos fueron bastante desconcertantes. Poco a poco, conforme iba adentrándome más en la historia, me he ido enamorando de ella. Me encantan las novelas con giros dramáticos e inesperados en sus tramas, y eso es lo que me ha pasado con esta. Puede que, según te vas acercando al final, la historia se vuelve algo predecible y ya te vas imaginando como va a acabar. Sin embargo, todos los protagonistas de la novela han sido sospechosos en mi mente hasta que me he enterado de quién era el verdadero culpable; por ello, aunque sea predecible, no desaconsejo para nada su lectura: al revés.

El libro engancha, no os lo niego. Primero por su portada, me gusta, no desvela nada sobre la historia más allá de que tiene que ver con un tren (punto a favor de la diseñadora de la portada, +1 para ella). Segundo, la sinopsis te deja intrigada, si quieres saber de qué va te lo tienes que leer (otro +1, capta la atención del lector) y, tercero y por último, la historia en sí te enreda y no te deja salir de ella hasta que has acabado. Bueno, en realidad no te deja salir de ella ni una vez acabas, por que sigues dándole al coco sobre lo que ha pasado (al menos eso me ha pasado a mí, aunque quizás sea porque estoy escribiendo esto cuando hace menos de 20 minutos que me he acabado el libro).

No había leído nada sobre esta autora, me recuerda un poquito a Patricia Highsmith (la nombro demasiado, ¿verdad? es que me gusta mucho jaja). A lo mejor eso es un problema porque cuando ví que esta novela estaba clasificada dentro del género de novela negra, creía que me iba a suponer un mayor desafío mental (como por ejemplo lo fue Extraños en un tren). De todas formas, no me ha decepcionado y voy a investigar un poquito más sobre Paula Hawkins para encontrar más de sus trabajos.

Aunque, sinceramente, no me haya hecho pensar mucho sobre los temas que se destacan a lo largo de la historia (la vida, la muerte, la soledad, el olvido, el recuerdo, el engaño, la mentira, etc.), sí que han habido tres citas que me han gustado mucho; por ello, me gustaría cerrar el post con ellas:

"La vida no es un párrafo y la muerte no es un paréntesis" (Rachel).

" Pero me volví más triste y, al cabo de un tiempo, la tristeza se vuelve aburrida tanto para la persona triste como para la gente que hay a su alrededor" (Rachel).

"... los agujeros de la vida son permanentes. Hay que crecer alrededor de ellos y amoldarse a los huecos, como las raíces de los árboles en el hormigón. Todas estas cosas las sé, pero no las digo en voz alta, ahora no." (Megan).

Me despido por hoy, muchas gracias por leerme y recordar: LEER ES UN PLACER, NO UNA OBLIGACIÓN.


No hay comentarios :

Publicar un comentario