Reseña 10: Tú de menta y yo de fresa (Olivia Ardey).

lunes, 11 de enero de 2016

Valoración personal:
Fecha de publicación: 2014
ISBN: 978-84-94-20661-0
Número de páginas: 96
Editorial: Gram Editorial
Género: Novela Romántica



SINOPSIS 
"Enamorarse no entra en los planes de Jaime Ferran. Soltero, independiente y con un hijo de siete años que es todo su mundo, no imagina que Belisa, esa compañera de trabajo, callada y discreta con la que coincide cada mañana en la piscina de un gimnasio, está a punto de irrumpir en su vida para romperle los esquemas. A veces el amor ataca por sorpresa y, por culpa de un encontronazo bajo el agua, Jaime aprenderá que Belisa esconde un bravo carácter de fiera. Él la desafía con su sonrisa seductora y su actitud irónica, sin saber que corre el peligro de rendirse a la pasión y el deseo que descubre en sus ojos azules…."






¿Por dónde empezar? Lo primero, ¿qué es esta portada a ver? Que sí, que a todas nos gusta un torso desnudo con sus abdominales y sus cosas pero vamos, que si el libro necesita un tío sin camiseta para llamar la atención ya me hace desconfiar. ¿Que es lícito? ¡Pues claro que sí! Pero no me convence, no. Por esta razón añado este libro al Reto 2016 en la casilla de "Leer un libro que no te guste su portada".

Respecto a la historia... Me ha aburrido. Sí, tiene algunas escenas cómicas pero si realizas un balance a  nivel global es una trama algo vacía.

- ¿Hasta ara nadar usas lentillas de colores? -preguntó con media sonrisa burlona.
- ¿lentillas? Puedes comprobar por ti mismo que son de verdad. - Miró de soslayo a su entrepierna antes de contraatacar. - ¿hasta para nadar usas relleno?
Jaime rió por lo bajo, la chica de ojos azules tenía ganas de pelea.
- No querrás que te meta un dedo en el ojo para cerciorarme. Soy un caballero.
Ella chasqueó la lengua y con un movimiento tan rápido que lo dejó sin habla su mano le atenazó los testículos.
- Pero yo no soy una dama - advirtió con mucha calma.

Es un relato cortito, se lee de una sola sentada y de una forma rápida y ágil. Un punto a favor de la autora es el ser explícita y no dejarse llevar por la descripción de detalles que no aportan nada a la historia, aunque por otra parte puede convertirse en algo en su contra puesto que a mí (personalmente) me gusta conocer a los personajes más allá de lo que me transmiten sus diálogos y acciones, quizás sea yo la que exijo demasiado.

Si hablamos de Jaime me quedo con una opinión positiva, es un padre soltero y trabajador que lucha por sacar a su hijo Andrés adelante, el cual es su mundo. Por otra parte tenemos a Belisa (que me encanta su nombre, poco común, no me gustan los libros en los que los protagonistas se llaman "José", "Paco", "María", ... un poco de imaginación por favor). Me gusta que ella tenga un carácter fuerte, que luche por lo que quiere y que no se deje amedrentar. Aun así... me da la sensación que se ha formado una gran y dura coraza para protegerse de lo que sea y que no nos deja traspasarla para conocerla mejor.

Lo que sí que me ha gustado es el título pero para saber la totalidad del porqué tendréis que leer la novela.

- Tú eres analítico, yo soñadora; a los dos nos gusta nadar, ... no encuentro más diferencias la verdad.
- Tú de menta, yo de fresa - apuntó con una sonrisa sensual y ella se relamió el labio inferior.
- ¿Habláis de chicles? - preguntó Andrés sacando la cabeza entre los dos asientos.
Los dos cruzaron una mirada cómplice y se cogieron de la mano entrelazando los dedos.
- Claro, de chicles - respondieron a la vez.

Le pongo un dos sobre cinco, no me ha acabado de gustar. A pesar de que la historia me ha parecido típica y algo aburrida, sí que es verdad que tiene momentos cómicos. También juega a su favor ser un relato corto que, aunque esté escrito en tercera persona y no desde el punto de vista de los personajes, me ha gustado el lenguaje y el estilo narrativo que se ha utilizado. Por ello no le pongo menos nota, pero como tampoco me ha gustado no puedo engañaros, ni a vosotros ni a mí misma, dándole una mayor puntuación ya que en mi opinión no sería merecida. De todas formas, en el caso de que no tengas nada que leer y de que te apetezca entretenerte un ratito pues ya tienes algo que hacer. No considero que haya perdido el tiempo del todo leyendo pero tampoco volvería a hacerlo.

Hoy ha sido una reseña cortita, no me ha transmitido mucha cosa... ¡por lo que no puedo escribir mucho más!

Me despido por hoy, muchas gracias por leerme y recordar: LEER ES UN PLACER, NO UNA OBLIGACIÓN.


No hay comentarios :

Publicar un comentario