Reseña 11: Jardines de agua (Alan Drew).

viernes, 15 de enero de 2016

Valoración personal:
Fecha de publicación: 2009
ISBN: 978-84-83-65057-8
Número de páginas: 424
Editorial: SUMA
Género: Narrativa


SINOPSIS 
"En una pequeña ciudad no muy lejos de Estambul vive un devoto musulmán, Sinan, un esforzado tendero kurdo. Irem, su hija de quince años, sueña con escapar de las restricciones familiares y eludir las rígidas obligaciones de la mujer musulmana y ve en Dylan, el joven americano que vive en el apartamento de arriba, la atrayente promesa de una vida distinta. El terremoto de 1999 destruye la casa de Sinan y le convierte en un refugiado en su propio país, lo cual estrecha los lazos entre las familias musulmana y norteamericana de un modo peligroso, pues cuando brota el amor prohibido entre Irem y Dylan, el devoto kurdo ha de hacer frente a los mayores peligros y se enfrenta a decisiones de potencial gravedad, hasta el punto de empujarle hasta una última y definitiva traición que cambiará la vida de ambas familias para siempre."




Para hoy la reseña el segundo libro de mi Reading Challenge para el 2016 de Goodreads :)

Con "Jardines de agua", Alan Drew pretende poner de manifiesto las diferencias socioculturales y religiosas entre los kurdos musulmanes y los cristianos norteamericanos.

La familia protagonista son los Basioglu. Sinan es el padre de familia, el que trabaja duro para sacar al resto de su familia hacia delante. Su mujer es Nilüfer y es la "típica mujer mususlmana". Sus hijos, Irem e Ismail, se adoran el uno al otro pero Irem siempre ha sentido que sobraba en la familia ya que solamente tenían ojos para el pequeño Ismail.

La historia comienza el día en el que Ismail va a convertirse en hombre, el día de la celebración de su sünnet (la circuncisión). Para la fiesta, Nilüfer decide que estaría bien invitar a sus vecinos norteamericanos del apartamento de arriba, cosa que a Sinan le parece mala idea aunque acaba aceptando.


"¡Si su padre supiera que estaba dejando entrar a unos americanos en su casa! ¡Americanos que habían ayudado al gobierno turco a destruir pueblos kurdos!" (Sinan)

De este modo, Irem y Dylan por fin consiguen verse cara a cara tras un tiempo tonteando a través de una ventana, nunca se ven en público ya que es una relación mal vista ante los ojos del resto de personas y, sobre todo, a los ojos de Alá. 

Esa misma noche, tiene lugar un terremoto que destruye todo a su paso, dejando sin hogar a ambas familias. Así, Sinan entra en un conflicto interno y no sabe si debe resignarse y aceptar la ayuda que sus enemigos norteamericanos le brindan o intentar sobrevivir con su familia en la calle.

"Cuando sea sacudida la tierra por su terremoto,
expulse la tierra su carga
y el hombre se pregunte: < ¿Qué es lo que le pasa? >,
ese día contará sus noticias,
según lo que tu Señor le inspire.
Ese día los hombres surgirán en grupos, para que se les muestren sus obras.
Quien haya hecho el peso de un átomo de bien,
lo verá.
Quien haya hecho el peso de un átomo del mal, 
lo verá."
(CORÁN, Sura 99).

Con esta obra, el autor nos desvela qué sienten y cómo piensan los kurdos, cómo quieren recuperar sus tierras y fundar el país del Kurdistán, cómo no se sienten identificados con el resto del pueblo turco y cómo no son capaces de seguir soportando la guerra civil y las persecuciones a las que el pueblo kurdo está sometido.

"Siempre decía que volvería al Kurdistán si la guerra civil terminaba, pero ahora no estaba tan seguro. Siempre había creído que vencerían, y que los kurdos tendrían su propio país. Un hombre puede aceptar la pobreza si está en su país, si la ha causado él, pero no si la producen otros." (Sinan)

Sinan es un hombre que debe soportar el peso de proteger a su familia de los norteamericanos, del amor prohibido entre Dylan e Irem, de trabajar para ganar dinero y poder volver a vivir en una casa decente. Así, él no da a basto y solamente le queda tener fe y rezar.

"Estaba harto de tanta muerte. Había personas en el mundo que nunca tenían que enfrentarse a ella, excepto en la vejez, cuando la muerte es consoladora. Pero nunca tenían que afrontar la violencia de la muerte de un joven. No tenían que enterrar a su padre con pañuelos de papel metidos y cosidos en el cráneo reventado. A esas personas las imaginaba mezquinas y estúpidas, sentadas en sus casas de Estados Unidos o Inglaterra delante de la televisión, con la mirada vacía, sumidos en un sopor aburrido en el sofá. Odiaba a esas personas vacías y quería ser una de ellas." (Sinan)

A nivel personal, este libro me ha aportado muchísimo. No solamente hay que leer el libro, la trama en sí tampoco es muy apasionante, hay que saber escuchar lo que pretende transmitirte. Los sentimientos y los pensamientos, al menos para mí, cobran más sentido que las acciones de la historia en sí mismas. He aprendido muchísimo sobre el mundo árabe, sobre las costumbres musulmanas, sobre el papel de la mujer y, en contraposición, sobre el papel del hombre; también he aprendido sobre los conflictos entre el pueblo kurdo, Estados Unidos e Irán,.. No sé, es un libro que, la verdad, me ha servido para pensar (y eso me gusta, ¡mucho!).

Para mí, el mejor personaje es el de Irem, sin duda alguna. Una joven musulmana, en plena adolescencia, que no entiende por qué el no cubrirse el pelo con el hiyab y el hecho de enseñar el cuerpo es algo indecente, no entiende porque debe alejarse de Dylan si le hace feliz, no entiende porque no puede salir a divertirse como su hermano Ismail y tiene que quedarse en casa fregando y sirviendo té a quien se lo pida. Me encanta que no acepte las cosas porque le vengan implantadas, me gusta que se cuestione aquello que está viviendo y que tome sus propias decisiones.

"¿Cuál de las dos cosas te importa más, baba? - (...) - ¿Que mi vida sea como tiene que ser o que yo sea feliz?" (Irem)

Si no fuera por el final de la trama, le hubiera dado las cinco estrellas. Como ya he dicho, más que la historia del libro, a mí me ha enamorado lo que hay detrás de los personajes. Quizás la única pega que le pondría es que el diálogo es algo escaso y que hay muchas frases/palabras en turco (o entiendes el turco o tienes que leer con un diccionario a mano... tardé bastante tiempo en asimilar que la madre no se llamaba "anne", resulta que significa "madre" en turco, [je, je, je]).

Es una lectura que está más que recomendada, hacerme caso, aprenderéis muchísimo sobre otras culturas y religiones, otras costumbres y otras formas de pensar (siempre viene bien abrir la mente y darse cuenta de que no todos somos iguales, que cada uno tenemos nuestros principios y convicciones).

Me despido por hoy, muchas gracias por leerme y recordar: LEER ES UN PLACER, NO UNA OBLIGACIÓN.

No hay comentarios :

Publicar un comentario